Los trabajadores del supermercado La Anónima, acompañados del Centro de Empleados de Comercio (CEC) resolvieron continuar con la medida de fuerza que llevan adelante desde el sábado 22, en reclamo del pago de un bono de fin de año acordado con la empresa en 2014. Además se pide que se retrotraiga la suspensión de 30 trabajadores que podría llegar a 45 en las próximas horas.

Si bien el Ministerio de Trabajo de la provincia notificó al supermercado de la familia Brown que deben pagarse el “bono obsequio” en forma actualizada, hasta el momento no se resolvió la situación de los suspendidos y tampoco se ha concretado el pago del mismo. Al respecto Daniel Rivarola, secretario Adjunto del gremio mercantil explicó que la decisión del Ministerio “nos pone en la posición que queríamos que es la de la razón y la del derecho. Igualmente esto no termina porque en el escrito del Ministerio no se habla del conflicto ni de las suspensiones, no hay conciliación obligatoria ni nada y más allá de la notificación a La Anónima sigue el conflicto de la misma manera”.

El dirigente gremial aclaró que “hoy presentamos una denuncia contra el supermercado en el Ministerio de Trabajo y en el marco del mismo expediente, informamos que durante el fin de semana estuvimos usufructuando nuestro derechos a huelga en virtud del incumplimiento de la empresa, e informamos que nos suspendieron 30 compañeros, y hoy están llamando la atención para suspender a 15 más” y remarcó que “en la denuncia indicamos que más allá del conflicto no se debería proceder de esa manera así que además se sumó esta situación a la notificación del Ministerio; le estamos pidiendo que intervenga nuevamente porque estas suspensiones obedecen a que el mismo Ministerio no realizó la notificación en tiempo y forma”.

Rivarola aclaró que las suspensiones son por un día “y son las que se denomina de amenaza porque te ponen que en caso de reincidir en la falta accionarán de otra manera, lo que implica que puede haber despidos. Son suspensiones en días distintos, a distintas personas y en distintas sucursales. Lo que buscan es dividir al movimiento obrero, buscan asustar y en algunos casos lo consiguieron porque algunos chicos tienen miedo al despido o a la sanción. Los suspendidos en la apertura del día de hoy están sentados en su puesto de trabajo pero sin tareas”.

Justificaciones

El representante de los empleados de comercio indicó que “el supermercado ha seguido atendiendo; hay pruebas de sobra que nunca cerró sus puertas y que nunca dejó atender. Lo que sí hoy (por ayer) no es necesario que ni estemos en la puerta, porque la gente no viene; eso obedece, consideramos, al gasto excesivo de las fiestas y que se están reservando para el fin de semana que viene. También podemos entender que es el apoyo de la ciudadanía que entendió el derecho y el reclamo de los obreros”.

Con respecto al descargo que realizó el supermercado a través de los medios en el que, básicamente, indicaba que no se pagaba el premio como estaba acordado por una cuestión económica y además resaltaba que en ninguna otra sucursal estaba ocurriendo lo que pasaba en Río Grande, Rivarola señaló que “nosotros nos somos tontos ni ajenos a la crisis nacional y provincial, pero lo que nosotros le planteamos a La Anónima es que la única manera de no pagar un acuerdo firmado es presentar un preventivo de crisis, cosa que no ha hecho. Entonces decir que les fue mal y mostrar un balance de lejos no es prueba de crisis. Son palabras de justificación que se suman a decir que pagaron un bono de 18 mil pesos cuando están contando en ese importe los cinco mil pesos de Gobierno, que lejos está de ser un bono de fin de año, sino que es fue una recuperación salarial del año 2018; que haya coincidido con las fiestas es otro tema, pero nada tiene que ver con un bono navideño”.

El dirigente del CEC indicó que van a seguir con la medida de fuerza porque la consideran justa, “y en la medida que no se pague la diferencia nos quedaremos acá. Hemos sido flexibles, hemos propuesto que se pague en dos veces y quiero aclarar nuevamente que no estamos hablando de efectivo sino que es para compra de mercadería, es decir que nos entregan la mercadería que ellos venden y que remarcan como nos tienen acostumbrado, y que incluso en muchos casos que son productores propios”.