Tras el receso estival se volvió a reunir la Comisión Bicameral que investiga las causas de la desaparición del submarino Ara San Juan y sus 44 tripulantes.

Durante el encuentro los miembros de la comisión, que preside el fueguino José Ojeda,  recibieron a Mario Ramón Polo, suboficial primero de comunicaciones y a Eduardo Cella Irigoyen, ex comandante del ARA San Juan.

Asimismo, se resolvió enviar una carta a la jueza Marta Yáñez con el pedido de estar presentes cuando se abran los archivos aportados por la empresa que encontró al submarino en noviembre pasado.

Durante la audiencia, Polo se refirió al protocolo de comunicación en momentos de la pérdida de la embarcación y al procedimiento que se realizó tras el hallazgo de una sonoboya cerca del submarino.  Al respecto, dijo  que ese día «el oficial que estaba de guardia interceptó una comunicación entre una corveta y un destructor donde se estaban pasando los datos de la sonoboya, mi misión no es constatar a quien pertenece, sólo tomó la novedad que me pasó el suboficial y la anoté en el libro de guardia, ese fue todo mi trabajo”.

En declaraciones a Ushuaia Noticias, Luis Tagliapietra, padre de uno de los tripulantes del Submarino resaltó la importancia del trabajo de la bicameral: “Es muy importante el carácter público de estas audiencias para que todo el mundo pueda conocer acerca de lo que paso”.

En cuanto a la declaración de Polo, manifestó que “el llamado quedó un poco abstracto porque la idea era que declare el año pasado cuando estábamos buscando el submarino, pero sirvió para que  quede un poco más claro el desmanejo que hubo en esos días donde se saltearon un protocolo que está dentro del manual de procedimientos”.

Por su parte, Irigoyen, quien navegó a bordo del submarino desde marzo de 2016 a febrero de 2017, aseguró que  “el buque se entregó en condiciones de zarpar” y que “todas” las veces que zarpó anteriormente, “estaba en condiciones de navegar”.

Misiva a la jueza Yañez

En la reunión de este martes el foco principal se puso en las 67 mil fotos y vídeos contenidos en tres discos rígidos que aportó la empresa Ocean Infinity que trabajó en la búsqueda del submarino.

En ese sentido, los legisladores redactaron una carta dirigida a la jueza federal de Caleta olivia, Marta Yañez para participar en “la apertura y procesamiento de los archivos” conseguidos por el buque de la empresa.

La misiva argumenta que la participación de los representantes legislativos “además de brindar aún más transparencia en la investigación, será de inestimable valor para esta comisión ya que posibilitaría la obtención de archivos imprescindibles para la elaboración del informe final”.

Por su parte, Tagliapietra  criticó duramente el proceder de la jueza en la causa: “Esta estrategia de utilizar el ocultamiento de esta información para preservar la sensibilidad de los familiares es una excusa, me genera un aire turbio”.

“Me parece que todos los argentinos se merecen ver esas imágenes”, opinó en diálogo con este medio al tiempo que agregó: “Creo que hubiera sido más transparente que la jueza nos notificara el día que abrió los discos rígidos, ya que no me consta si esos archivos vacíos o dañados fueron producto de esa apertura”.