Desde el CEC confirmaron el aumento del 15 por ciento se cobrará en dos cuotas; la primera será con el recibo que viene. Indicaron que no se pudo obtener un porcentaje mayor para la zona pero que ese porcentaje se aplicará sobre todos los ítems. Al referirse al acuerdo de Carrefour explicaron que en Río Grande no debería modificar nada porque todavía no hay personas por jubilarse ni interesadas por pedir el retiro voluntario.

A partir de la homologación en el Ministerio de Trabajo de la Nación del acuerdo de incremento salarial para los trabajadores mercantiles queda firme  el 15 por ciento más que se pagará en dos cuotas, la primera con los haberes de abril y el 5 restante con el sueldo de agosto.

El acuerdo fue entre las autoridades del Centro Empleados de Comercio (CEC) y de la Cámara de Comercio de Río Grande. Al respecto explicó Daniel Rivarola, secretario Adjunto del gremio mercantil, que si bien es un acuerdo que se logró en el ámbito nacional, el convenio de Río Grande y Tolhuin tienen algunas características particulares por lo que para que entre en vigencia e influya sobre, por ejemplo, la zona, se debía homologar con la Cámara. “Ratificamos el acuerdo nacional pero faltaba este paso”.

Al ser consultado sobre si hubo algún punto más para los trabajadores como ha sucedido en años anteriores, que a lo acordado en el ámbito nacional se le suma algún extra para los mercantiles locales, Rivarola indicó que por la situación económica “no hubo posibilidad” y aclaró que “apenas pudimos aplicar el 15 por ciento a todos los ítems que tienen los trabajadores Río Grande y Tolhuin”.

Asimismo el dirigente gremial indicó que el incremento de haberes se abonará “un 10 por ciento con los haberes de abril, y el otro 5 con los haberes de agosto de 2018; más la cláusula de revisión en enero de 2019, para evaluar la situación respecto del acuerdo firmado y la posibilidad de un ajuste de ser necesario” al tiempo que reconoció que “hablar de números más altos” podría hacer peligrar una posible homologación en el Ministerio de Trabajo de la Nación, por condicionamientos impuestos por el Gobierno Nacional.

Cabe recordar que Comercio fue uno de los gremios que en el acuerdo pasado había introducido la cláusula gatillo que se debía aplicar en caso de inflación, cuestión que sucedió hacia fines de 2017.

Por otro lado Secretario Adjunto del CEC fue consultado sobre la situación de los trabajadores mercantiles. “Estamos en una meseta; si bien puede que haya algunos despidos aislados forma parte de la idiosincrasia del sector, ya que hay una modificación constante. No ha habido cierre de comercios y creemos que los que están funcionando están con la mínima expresión de lo que necesitan para mantener el negocio abierto y con atención al público” por lo que consideró que “mientras las condiciones se mantengan estables como ahora, creemos que no debería haber grandes problemas”.

Carrefour y el futuro

Con respecto al acuerdo firmado en el Ministerio de Trabajo de la Nación entre directivos de la Federación de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS) y Carrefour Argentina, Rivarola indicó que, en Río Grande, hasta el momento no habría ninguna modificación. “No debería repercutir en nada; no hay despidos y hasta donde sabemos no hay personas que quieran acogerse al retiro voluntario. Igual nos vamos a estar reuniendo con los delegados en las próximas horas para determinar si hay algún interesado”.

Cabe señalar que el acuerdo al que llegó el supermercado y la Federación incluye  que Carrefour se compromete a preservar los puestos de trabajo y solamente se realizarán acuerdos voluntarios con aquellos trabajadores que así lo deseen, cuya indemnización será del 150 por ciento. Se prevé también el acceso a cursos de capacitación del Ministerio de Trabajo para los trabajadores que accedan a los acuerdos voluntarios», indica el punto dos del convenio. Además y, para el caso de que a futuro la compañía decida cerrar algún local en el país, los trabajadores pasarán a cumplir tareas en la sucursal más próxima a su casa o lugar de labor.

Al ser consultado Rivarola sobre la posibilidad de que esto pretenda ser replicado por otros supermercados o comercios, el dirigente mercantil aclaró que para ello debería presentar el procedimiento de crisis tal como hizo la empresa francesa y todos los papeles que exige el Ministerio de Trabajo. “Hoy la empresa necesita bajar unos 1000 empleados en todo el país, más la reducción del aporte patronal, debería ayudar a modificar la situación en la que se encuentra el supermercado”.