El año que viene se podrá viajar a Chile sin tener que poner el teléfono en roaming para poder usarlo (pagando una fortuna en el medio) ni apelar a cambiarle el chip por uno de ese país: será cómo usarlo en la Argentina. El mismo tratamiento tendrán las líneas de teléfonos chilenos que se usen en nuestro país.

Así lo adelantó el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). El acuerdo implica que tanto los turistas argentinos que viajen a Chile, como los turistas chilenos que visiten la Argentina, podrán usar todas las funciones de su teléfono celular (SMS, datos, voz) al mismo precio que en su país.

Asimismo, el acuerdo establece que la información sobre precios y tarifas deberá ser de fácil acceso al público, con mecanismos que permitan a los usuarios de roaming internacional controlar sus consumos de datos, voz y SMS de manera práctica y sencilla. Además, las compañías tendrán que garantizar la misma calidad de servicio que a sus usuarios nacionales.

La medida beneficiaría a los fueguinos que se encuentren cruzando la frontera o esperando la barcaza, ya que no habrá necesidad de buscar alguna red WI-FI, sino que se podrá usar el servicio de la compañía con la que cuente el usuario.