Durante la quinta sesión ordinaria realizada ayer, el Concejo Deliberante aprobó distintas iniciativas que se encontraban en comisión, como por ejemplo el proyecto de la concejal Verónica González (FORJA), a través del cual se crea el programa municipal de recolección diferenciada, transporte, almacenamiento, reutilización y disposición final de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), en estado de obsolescencia y desuso, denominado “PUNTOS RAEE”.

La ordenanza contempla diferentes categorías de aparatos eléctricos y electrónicos, como por ejemplo electrodomésticos, instrumentos de vigilancia y control, equipos de informática y Telecomunicaciones, aparatos de iluminación (excepto focos y luminarias), juguetes (sin pilas ni baterías), herramientas eléctricas, aparatos médicos (excepto los implantados o contaminados), máquinas expendedoras, equipos deportivos o de esparcimientos, y todo otro elemento que, encuadrándose en el concepto de aparatos eléctricos o electrónicos, no se considere residuo peligroso.

Además se entenderá por aparatos eléctricos y electrónicos a aquellos que necesitan de la corriente eléctrica o de campos electromagnéticos para funcionar, y como residuos de aparatos eléctricos y electrónicos a los aparatos eléctricos y electrónicos o cualquiera de sus partes que han dejado de tener utilidad para sus dueños.