Por Elías García.

En el marco de una serie de exposiciones que brindara en la provincia, el dirigente político Alberto Fernández, Jefe de Gabinete de la Nación entre el 2003 y 2008, realizó una conferencia de prensa en el Grande Hotel y dio su panorama de cara a las elecciones nacionales y provinciales.

“Acá, en Tierra del Fuego, están haciendo un trabajo importante de unidad todos los sectores, la gobernadora (Rosana Bertone) ha hecho un esfuerzo grande poniendo partes”, comenzó.

Fernández planteó que, en el plano nacional, el peronismo requiere una “alternativa superadora a Macri y a nosotros mismos, a lo que fuimos”, con “Cristina siendo parte, después si quiere ser candidata o no, lo resolverá ella”.

Al ser consultado sobre su propia candidatura, el dirigente político desestimó cualquier posibilidad: “Si me postularía a algo no tendría la libertad de hablar como hablo”, contestó.

Sobre las potenciales aspiraciones a la presidencia del senador Miguel Pichetto y el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, Fernández opinó que “es un impedimento para ellos, por eso cada uno tiene el 2% de los votos, no es un impedimento para nosotros”.

“Quisiera que cedan en esa actitud porque no es sana; sería tan insano como decir ‘vamos a estar unidos pero sin Schiaretti y sin Pichetto’, espero que cambien porque no les está yendo bien con esa política”, acotó.

El ex Jefe de Gabinete de la Nación no dudó en dar su perspectiva respecto a la posible participación de Cristina Fernández de Kirchner: “Cuando uno mira las encuestas y ve que Cristina tiene 36, 37 puntos y el que está más cerca del espacio opositor tiene 7 puntos, se da cuenta que la gente ya hizo un proceso de selección”, consideró.

“Es su decisión personal estar o no, la veo muy bien porque es una mujer íntegra, muy entera y convencida de la necesidad de la unidad, es la que menos obstáculos pone”, señaló Fernández, quien agregó que “uno se puede unir porque es parte de un proyecto común y acuerda posiciones o se puede unir participando de una PASO”.

En cuanto al actual Presidente, Fernández vaticinó que “va a tener muchas dificultades para ganar la elección”. “Fíjense que los seguidores de Macri aquí ni siquiera quieren llamarse Cambiemos, en ningún lugar quieren parecerse a Macri”, opinó.

“Argentina está en default, con una economía estancada, inflación, más pobreza, más fragilidad en el empleo; ser mejor que Macri no cuesta mucho”, describió.

Fernández también se refirió a la dependencia que existe entre las provincias y el gobierno nacional: “Argentina dice ser un país federal pero no lo es, es fuertemente concentrado en el poder nacional, en todos los tiempos, y los problemas provinciales son aguados y dependen mucho de lo que Nación hace, el que no entienda eso es porque nunca gobernó”, sintetizó.

Sobre los casos de corrupción que involucran a la ex presidenta, Fernández de Kirchner, el dirigente respondió que “a título personal quiero que la corrupción se investigue y sancione, pero dentro de las reglas del Estado de derecho”.

“Eso no se ve cuando aparece un arrepentido como (Leonardo) Fariña, que nos venimos a enterar que fue adoctrinado por los servicios de inteligencia, por el Ministro de Justicia, por el Ministerio de Seguridad para que diga un libreto que alguien escribió previamente”, criticó.

“Eso no se ve cuando aparece un personaje que se pase por todas las pantallas televisivas como un experto en seguridad, un falso abogado, que en verdad era un extorsionador y un armador de operaciones”, prosiguió Fernández.

Por último, el dirigente afirmó que la actual gestión nacional “lastimó al pequeño comerciante, al pequeño y mediano empresario”, al contrario del “campo y las empresas energéticas que se las dio a sus amigos, garantizando tarifas en dólares”.

“Macri fue quitando alternativas que la misma gobernadora (Bertone), en su momento, peleó para evitarlas, muchas las pudo evitar”, finalizó.