Minutos después de las 11 de la mañana el salón Arturo Ilia del Palacio Legislativo comenzaba a mostrar un modesto movimiento. Algunos de los diputados y senadores miembros de la comisión investigadora creada por la ley 27.433 comenzaban a hacerse presentes.

La comisión bicameral investigadora sobre la desaparición, búsqueda y operaciones de rescate del submarino ARA San Juan sesionó este martes con la presencia del ministro de Defensa de la Nación Oscar Aguad. A las 11:20 de la mañana se dio comienzo a la comisión.

El encuentro presidido por el senador fueguino José ‘Nato’ Ojeda estaba prevista para las 11 de la mañana, pero el ministro se presentó una hora y media más tarde. El motivo del retraso del ministro se debió a que previamente había solicitado a los miembros de la comisión que la misma tuviera carácter reservado por la delicadeza de los informes que debía presentar, debido a que los mismos representaban parte esencial en las próximas indagatorias que realizaría la justicia con los mismos.

La resolución se debatió entre opositores y oficialistas dando por resultado que sería una primera parte pública, hasta aproximadamente las 15:30 y en delante de carácter privado.  Se decidió al inicio dar lugar en primera instancia a las consultas de los familiares de los submarinistas y luego a los legisladores interesados.

Aguad aclaró en principio que “yo no vengo en calidad de testigo, ni vengo en calidad de reo. Vengo como miembro del poder Ejecutivo a una comisión que está tratando de esclarecer según la ley dos temas: la causa de la desaparición del submarino y todos los temas relacionados con la búsqueda. Esa es la misión que tiene esta comisión”.

Apuntó que “nunca me amparé en ningún secreto para declarar” y recordó que antes de presentarse ante la comisión “levanté todo el secreto militar que había sobre esta causa. Todos los expedientes fueron dados a la Justicia”.

“Le vengo a exponer a la comisión las posibles causas del naufragio del ARA San Juan, y esas causas generan responsabilidades” destacó respecto de la solicitud de que la reunión sea reservada. Explicó que “no le puedo dar las pruebas a quienes pueden ser responsables del naufragio”.

Aguad señaló que “mucho tiene que ver el arreglo de media vida en esto” y que por esto se había empecinado en que esta reunión debía ser reservada. “No puedo revelar las causas, las causas la tiene la Justicia, y han sido entregadas a la Justicia”.

El ministro aprovechó para reiterar su opinión respecto de la presencia de la ahora diputada de la Nación, Nilda Garré de quien considera que “no debió ser parte de la comisión, aunque no creo que tenga responsabilidades finales porque no puede saber todas las compras finales de la Armada Nacional” ni que “tampoco es responsable un ministro por todas las compras que hace una de las fuerzas”.

Para concluir su introducción, Aguad consideró que una comisión del congreso no es una asamblea abierta “donde los representados sumen el carácter de los representantes”, pero que lo acepta “por consideración a los familiares”.

“Yo me comprometí a encontrar el submarino. Lo encontramos, mal que mal les pese a muchos, lo encontramos. Sabemos dónde está” dijo Aguad. Manifestó que “creemos que tenemos las causas” pero que será la Justicia la que deberá continuar con la investigación.

La reacción de los parlamentarios fue inmediata. Tal fue así que el presidente de la comisión tuvo que pedir orden para dejar que terminara de exponer el funcionario del ejecutivo. Tras la misma tomó intervención el mendocino Pedro Rubén Miranda.

El diputado justicialista disparó contra Aguad y le recordó que “a usted no lo votó nadie para estar donde está”. Remarcó que el ministro de Defensa “fue citado en calidad de testigo” y que “no es un acto de buena voluntad, es su responsabilidad” ser parte de la comisión.

En tanto, la diputada Nilda Garré señaló que “el ministro no puede opinar sobre la integración de esta comisión. No tiene facultades para eso ni derecho para eso” y que “su opinión es absolutamente inadecuada”.

Garré también se refirió a la reparación de media vida que recibió el submarino San Juan y calificó la misma como una decisión “acertada, de hacerlo además en nuestros astilleros” y destacó la calidad del trabajo aludiendo que “la integridad del casco resistió los 900 metros de caída. Esto está reconocido en todos los comentarios de los especialistas”.

Sobre los posibles hechos de corrupción dentro de la Armada, Garré apuntó que “fueron anteriores a mi gestión” y que “no tienen ninguna relación con la calidad de la reparación de media vida”. Opinó que la intención del ministro en hacer la relación fue política por parte del oficialismo y que “no tiene le menor asidero”.

 El turno de los familiares

Recién minutos después de las 13 horas los familiares pudieron tomar su lugar y hacer las preguntas correspondientes al ministro Aguad. Miguel Toconas, hermano del Cabo Principal Mario Toconas, fue el primero en tomar la palabra.

“Me duele que diga que usted encontró el submarino cuando sabe muy bien que, si no fuera por nosotros, la familia y la gente que nos apoyo esto hubiese quedado en la nada” inició el familiar.  Toconas consultó al funcionario sobre la hipótesis que deslizó respecto de la reparación de media vida haciendo hincapié en que el casco del submarino se encontró entero a 900 metros de profundidad.

Ante la consulta, Aguad respondió que “alguien seguramente ha querido crear la hipótesis de que el ministerio no quería buscar el submarino y que solamente la vocación de los familiares hizo que llegáramos al puerto que llegaron”. Valoró el trabajo de los familiares “para que todo esto saliera como ocurrió” pero cuestionó que fuera cierta la versión. “Mucho antes de lo que piensa el ministerio tenía un plan B para encontrar el submarino”.

Toconas tuvo que reiterar la pregunta debido a que el funcionario se mantuvo varios minutos expresando la intención del gobierno nacional de buscar el ARA San Juan. “Yo no le voy a poder contestar esa pregunta” le respondió Aguad a Toconas, quien reiteró que las hipótesis no se pueden adelantar porque “se revelan responsabilidades”.

“La jueza va a tomar declaraciones en base a ese informe y a quienes tienen vayan a tomar declaraciones no pueden conocer la prueba por anticipado” pero que no tiene que ver con el casco del submarino “el tema del naufragio”.

Toconas consultó además por qué se autorizó la zarpada del submarino “a pesar de todas las observaciones vigentes detectadas en la inspección de seguridad y en la patrulla previa” y quién era la persona responsable de tomar tal decisión.

Aguad le dijo que “las autorizaciones para zarpar fueron dadas por la base del submarino y por el propio capitán del barco y eso también es motivo de investigación” al igual que la condición del submarino previo a la zarpa. “Dijimos siempre que en principio el barco estaba en condiciones de navegar” y que forma parte de la investigación.

Zulma Sandoval, la madre del suboficial segundo Celso Oscar Vallejos quien en primer lugar agradeció a la comisión bicameral, pero “no a todos, a algunos”. Criticó a Aguad por no haber estado presente a las 11 como estaba previsto. “Hace una semana que vengo preguntando y me dicen que sí. Que la comisión era pública, no reservada”.

Apuntó contra Aguad y le enrostró que “es el hombre que peor nos faltó el respeto. Siempre, nos faltaron el respeto el 15 de noviembre cuando fueron a hacer el reconocimiento” y le pidió al ministro que “nos diga la verdad. No tiene que haber secreto de nada, porque somos los familiares de los 44 tripulantes”.

“Para mí no es justo lo que hicieron con nosotros” insistió Sandoval que “cuando usted no quiso hacerse más cargo le deslindó toda la responsabilidad a la Armada con los familiares, otra vergüenza más del Ministerio de Defensa”.

El senador Ojeda pidió orden y que se avance con las preguntas, sin embargo, los familiares aprovecharon la oportunidad para hacer su descargo frente a Aguad. El caso fue similar con Yolanda Mendiola, madre del cabo primero Leandro Cisneros quien le reprochó al ministro que “jamás estuvo al lado de los familiares” y que “si hubiera estado desde el comienzo con nosotros no tendríamos por qué haber ido a acampar 52 días las madres suplicando que el presidente nos reciba”.

Francisca Soria, madre de David Melián preguntó al ministro sobre las posibilidades de reflotar el submarino y Verónica Lazarte, esposa del cabo primero Daniel Alejandro Polo recordó que “el punto ya estaba detectado” y preguntó por qué no había sido enviado a verificar antes.

Aguad apuntó nuevamente a los familiares que “nunca creyeron que el submarino estaba donde estaba” y que habían pedido que se pudiera buscar en una zona más amplia de la que había fijado la Armada.

Reveló que tuvo el dato del punto a verificar y que “no quise decir una palabra, porque ya había cometido un error y había generado falsas expectativas en los familiares de que podíamos haber encontrado antes el submarino. No dije nada y estuve dos o tres días esperando que llegara a ese punto, llegó a la noche muy tarde. Y después a la madrugada me avisaron que habían encontrado el submarino”.

Después de un cuarto intermedio, y cerca de las 15 horas, volvió a reunirse la comisión para continuar con las preguntas de los legisladores. A pesar de que se había acordado por continuar hasta las 15:30, el diputado Guillermo Carmona mocionó para que se extendiera el plazo.

Alrededor de las 17 horas estableció un intervalo para intervalo solicitando que se prepare la sala para la reunión reservada de la Comisión Bicameral. “Solamente se quedan los citados, diputados, senadores” dijo Ojeda al cierre de la parte pública del encuentro. La reunión privada se mantuvo hasta altas horas de la tarde donde, al cierre de esta edición no se lograron obtener testimonios de la misma ni el dato de la próxima reunión.