El titular del INFUETUR, Dante Quercialli, confirmó que la línea de bandera no modificará los horarios de los dos vuelos a Río Grande desde Aeroparque Jorge Newbery (Buenos Aires), los mismos continuarán arribando desde Buenos Aires en horarios incómodos para los fueguinos; llegando a Río Grande a las 6.15 y a las 8.40 de la mañana, en un acomodamiento de unas pocas horas.

Desde Aerolíneas informaron que en el corto plazo sólo se apunta a mantener la flota actual de aviones, por lo que no se tendrán en cuenta cambios en los horarios.

Además, la empresa decidió suspender un vuelo por sábado para Río Grande por “reacomodamientos”. De esta manera, Río Grande contará con cinco vuelos menos, por lo que la totalidad de los pasajes ya vendidos deberán ser reprogramados. La situación ya genera un gran malestar debido a la gran venta de pasajes durante todo el período vacacional.

En agosto, luego de que un operario se quitara la vida en la torre de control, Aerolíneas tomó una medida similar por 12 días.

La semana pasada, Dante Quercialli, presidente del Infuetur, mantuvo reuniones tanto con el ministerio de turismo de Nación, donde se delinearon acciones para el presente año, como con Javier Faroni, directivo de Aerolíneas.

En el encuentro se abordó la programación de vuelos a la provincia, donde se advierte la cancelación del vuelo del Corredor del Atlántico y la cancelación de los vuelos de ida y vuelta a Córdoba, pero durante el mes de mayo.

“La cancelación total hace que salgamos de pantalla. Cortar la conectividad nos perjudica en el desarrollo turístico en temporada baja”, advirtió Quercialli por Fm Aire Libre.

Desde el Infuetur se encuentran ampliando información para acercarle a los directivos, con el objetivo de demostrar la necesidad de la conectividad. La propuesta es que los vuelos se adapten a horarios más lógicos.

“Muchas veces esos vuelos generan cancelación. En caso de cancelación terminan volviendo a Buenos Aires o a Río Gallegos, porque el aeropuerto de Ushuaia no se encuentra operativo”, explicó Quercialli.

Otra de las reuniones mantenidas en la ciudad de Buenos Aires fue con las autoridades de JetSmart, una línea low cost. Durante el encuentro se evaluó la posibilidad de generar un vuelo a Río Grande, pero aún no hay definiciones al respecto.