Política
TRIBUNAL DE CUENTAS

“No se puede despedir a una persona solamente por una presunción”, opinó Riucitti

USHUAIA-El contador Claudio Riucitti fue consultado por el despido de los asesores abogados del  vocal Luis Alberto Caballero en el Tribunal de Cuentas por supuesto envió de documentación referida a un crédito que accedió el Director de Vialidad Provincial, Eduardo D’ Andrea a través del IPV para ampliar su vivienda.

En este sentido evaluó el mecanismo de la suspensión “un acontecimiento que termina con la quita de un trabajo mínimamente corresponde una investigación con pruebas. No se puede despedir a una persona solamente por una presunción, supongo que tendrán pruebas concretas. Porque si no el Tribunal de Cuentas y todos nosotros terminaremos pagando una indemnización bastante grande. Además se habla de institución de control, llena de abogados, que el objetivo máximo es velar que cumplan todos los procedimientos”.

Relató que “caballero solicitó la reunión plenaria por una petición del gremio del personal de tribunal, porque se habían sucedido dos situaciones, una que le acortaron las vacaciones de invierno y la otra la suscripción de un convenio por el cual ponen como carga pública a los contadores del Tribunal cuando la Justicia necesite síndicos, esos eran los temas. Después aparece una carta presentada por los otros miembros, en función de una reunión con los legisladores, querían incorporar otro tema, que era la remoción de los contadores relatores del Dr. Sagastume, las personas de confianza que ayudan al vocal a realizar su tarea”.

Volvió a remarcar: “Se reúnen los miembros del STJ la Dra. Battaini, Muchnik y Sagastume, y resulta que la doctora Battaini y Muchnik deciden destituir a las personas de confianza de Caballero”.

Es un mensaje “que ni siquiera es subliminal, le dicen ándate. No nos olvidemos que el Alberto Caballero viene sacudido desde que tuvo la infortunada idea de presentarme junto conmigo en el descargo de la sala acusadora el juicio político”. En este sentido recordó que “a mí me mandaron a una persona en la nocturnidad para avisarme que si no renunciaba me hacían un juicio político”.

Por lo tanto “serán los legisladores que tendrán que salir a explicar o por lo menos los que no concurrieron tendrán que explicar para no levantar sospechas”.

El letrado dijo que le llamo la atención la premura en que fue realizado el accionar al conocer el plenario. “Se reúnen los tres miembros del TCP, analizan la situación del día y exponen, después de un intercambio de opiniones, resuelven”, explicó. Sin embargo para Riucitti “el plenario no estaba motivado”.

También fue alertado “por el apriete a un miembro del Tribunal porque le hacen perseguir, hasta por el  secretario de plenario, mandándole mensajes apurándolo. Que apuro había, no se podía esperar dos o tres días”, cuestionó.

Comentá