Política
PARTICIPACIÓN POLÍTICA Y TOMA DE DECISIONES

Los jóvenes en el centro del debate

Este último mes la participación de los jóvenes ha tomado protagonismo a nivel nacional en torno a la impulsión del voto desde los 16 años de edad (iniciativa que también se debate a nivel provincial). Además tanto en Tierra del Fuego como en Ushuaia han surgido diversos proyectos para ampliar la participación política y la toma de decisiones de los adolescentes. Recientemente se abrió el debate sobre el derecho de los adolescentes de sufragar a partir de los 16 años pero también se han propuesto iniciativas sobre la conformación de centros estudiantiles y la creación del parlamento de estudiantes secundarios. A nivel municipal, existe una moción que pretende instaurar el presupuesto participativo joven.

NIÑOS PRIMARIA. El Presupuesto Participativo Joven prevé la participación de alumnos de escuelas primarias de Ushuaia.
Objetivos de los Centros de Estudiantes Secundarios.
Objetivos Parlamento Provincial de Estudiantes.
JÓVENES EN EL CONCEJO. Adolescentes visitando el Concejo Deliberante de Ushuaia.
Estudiantes secundarios se reunieron con legisladores para analizar las conformaciones de los Centros de Estudiantes.

 

USHUAIA.- Si bien recientemente, en vista a las próximas elecciones nacionales y provinciales, se ha instalado del debate sobre el derecho a sufragar de los jóvenes a partir de los 16 años de edad, legisladores fueguinos, a través de proyectos de ley, han impulsado la agremiación de los estudiantes como así también la promoción y el ordenamiento de los centros de estudiantes en la provincia.

El bloque del Frente para la Victoria mocionó un proyecto de ley para crear los centros de estudiantes secundarios considerando que “los jóvenes son la única garantía de cambio cierto, real y efectivo que tiene una sociedad”. El proyecto, rubricado por los legisladores Juan Carlos Arcando, Héctor Tapia y Myriam Martínez, pretende instaurar los CES (Centros de Estudiantes Secundarios) que funcionarán en los establecimientos educativos de enseñanza media y terciaria no universitaria dependientes del Ministerio de Educación de Tierra del Fuego con el objeto de reconocer el derecho a la agremiación y la representación estudiantil.

Según el proyecto los CES tendrán como principales funciones: representar a los alumnos del establecimiento en el cual han sido elegidos democráticamente; peticionar ante las autoridades educativas las inquietudes que surjan del estudiantado; realizar propuestas relativas a la convivencia armónica del establecimiento; promover y organizar actividades culturales, deportivas, recreativas, sociales y todas aquellas que determine el estatuto.

La moción también prevé que cada centro de estudiantes esté conformado por un delegado titular y un delegado suplente por cada curso. También establece cuestiones relacionadas con los procesos electivos y la confección de estatutos.

Los impulsores de la iniciativa consideran que los jóvenes “abrirán las brechas del futuro le guste a quien le guste. Podrán retrasarse los cambios. Se podrán poner piedras en el camino pero la marcha de las generaciones organizadas tiene una fuerza que ineludiblemente terminará marcando los rasgos del futuro”. Los parlamentarios destacaron la necesidad de afianzar la participación democrática de los jóvenes. Hicieron memoria y recordaron periodos funestos de la historia argentina indicando que “no resulta casual que las dictaduras que ha tenido nuestro país, con el único afán de obturar los procesos de transformación, hayan descargado con especial saña y salvajismo el peso de su aparato represivo sobre las asociaciones de jóvenes, en especial en las universidades y en las escuelas pero a pesar de ello la fuerza de la sangre nueva ha encontrado la brecha para reescribir la historia y derrotar el oscurantismo”. Además, indicaron que “en los tiempos que corren nuestro país y sus instituciones transitan en un estado democrático. La lucha de otras épocas hoy se manifiesta en un proceso constructivo y es en este proceso arquitectónico que a nuestros jóvenes les toca el rol vital de organizarse para conducir el país que se avecina”.

Por otra parte, haciendo hincapié puntualmente en los centros de estudiantes, los parlamentarios del FPV señalaron que si bien nuestro país, en el periodo pos democrático, ha atravesado continuas reformas educativas, el derecho a la participación de los estudiantes en los centros educativos no universitarios parece “el gran olvidado de las políticas de enseñanza”. Para los parlamentarios kirchneristas “los centros de estudiantes son la escuela de formación de futuros dirigentes y estadistas más importante que tiene una sociedad” por lo tanto “es a través de ellos que nuestra juventud podrá abrir un canal de participación y compromiso que forjará su personalidad y que le dará los instrumentos para resolver los problemas comunes”.

En este contexto de cambio, los legisladores del Frente para la Victoria también propusieron la creación del Parlamento Provincial de Estudiantes Secundarios (PPESE) como órgano de representación de los estudiantes de la provincia, como un ámbito de participación de los estudiantes organizados y un canal de formación cívica y de integración comunitaria. Se prevé que este parlamento sea integrado por estudiantes elegidos por los centros de estudiantes de las escuelas de Río Grande, Ushuaia y Tolhuin. En principio habría cuatro representantes de Río Grande, cuatro representantes de Ushuaia y un representante de Tolhuin.

El PPESE se encargará de promover la integración de los jóvenes de Tierra del Fuego, de fortalecer el vínculo entre las comunidades, de emitir opinión sobre temas que involucren a la juventud como de encarar cualquier otra acción orientada a mejorar las condiciones de vida de los jóvenes.

El parlamento tendrá presidente, vicepresidente y secretario y deberá definir sus respectivas comisiones de trabajo. Cada parlamentario tendrá un año de mandato.

En cuanto a la coordinación de este órgano, el proyecto prevé que un representante de la Legislatura fueguina se encargue de conseguir el espacio físico para desarrollar las reuniones y facilite todos aquellos medios que redunden en un mejor funcionamiento del PPESE. Además, el parlamento de estudiantes secundarios, contará con la asistencia y colaboración de integrantes de distintas áreas del Poder Legislativo de Tierra del Fuego. También se prevé que sesione, por lo menos, dos veces al año entre los meses de abril y noviembre.

Con respecto a la creación del PPESE, los legisladores del Frente para la Victoria explicaron que esta iniciativa tiene las mismas premisas que los centros de estudiantes y pretende constituirse en un ámbito de participación, formación cívica e integración con la comunidad de los estudiantes secundarios de la provincia y como una forma concreta de introducir a los estudiantes en la actividad legislativa.

Esta moción tomó estado parlamentario en la sesión de este jueves y fue girado a la comisión número cuatro para su tratamiento.

El proyecto radical

 

El bloque de la Unión Cívica Radical también presentó un proyecto de ley relacionado con la participación activa de los jóvenes pretendiendo instituir la promoción y el ordenamiento de los centros de estudiantes. Los legisladores radicales Juan “Pipo” Rodríguez, Pablo Blanco y Liliana Martínez Allende basaron su moción en lo establecido en la Ley 26.206 (Ley Nacional de Educación). Esta norma establece los derechos y deberes de los alumnos siendo estos los que explícitamente le dan su marco legal a la existencia de las agrupaciones estudiantiles en la medida en que estas se presenten como defensoras de los derechos de los estudiantes y promotoras de obligaciones.

En consonancia con la normativa nacional, los radicales proponen que cada escuela cuente con un centro de estudiantes teniendo en cuenta que ninguna institución estará obligada a esto pero no podrá impedir la formación y el reconocimiento del mismo a los alumnos.

La moción también prevé que el horario de clases no sea interrumpido por actividades propias del centro sin previa autorización del personal docente o directivo.

Según indica el proyecto las funciones de estos organismos serán: defender los derechos estudiantiles; velar por la excelencia académica; realizar todo tipo de acciones culturales, sociales y académicas que contribuyan a mejorar la situación de los establecimientos educativos; promover seminarios, conferencias, cursos interdisciplinarios tendientes a complementar la formación curricular.

En cuanto a la creación y organización de los centros de estudiantes, indica que se conformarán democrática y representativamente mediante el voto universal y secreto de todo alumno regular perteneciente al establecimiento educativo en cuestión. Al igual que el proyecto del FPV, el radical menciona la conformación de los estatutos de los centros de estudiantes. Sin embargo, la moción de la UCR avanza en la creación de la Defensoría del Estudiante, entidad que dependería del Ministerio de Educación de Tierra del Fuego y tendría como función velar por los derechos de los alumnos y fomentar el cumplimiento de las obligaciones. También deberá recibir las inquietudes y reclamos de los estudiantes y dar respuesta a los mismos y funcionar como mediador entre los estudiantes, sus docentes, directivos y el Estado cuando considere que alguno de los derechos del estudiante esté siendo vulnerado.

Presupuesto Participativo Joven

 

En la órbita municipal existe un proyecto interesante relacionado con la creación del presupuesto participativo joven. Este proyecto fue mocionado por el concejal Luis “Lolo” Cárdenas (Partido Federal Fueguino) en octubre del año pasado pero aún no ha logrado los consensos necesarios para ser aprobado por el Concejo Deliberante de Ushuaia.

La moción busca instituir el programa de presupuesto participativo joven según lo establecido en el artículo 97 de la Carta Orgánica Municipal con el objeto de prescribir procedimientos de participación sobre las prioridades de asignación de recursos para la elaboración y control del presupuesto municipal.

El concejal explicó que “los presupuestos participativos son instrumentos de planeamiento que ayudan en la priorización de las demandas de la ciudad, permitiendo el acceso universal de la población en las decisiones referentes al destino del presupuesto municipal; constituyen espacios de cogestión entre población y gobiernos para decidir juntos dónde y cómo invertir los recursos públicos”.

El proyecto de Cárdenas promueve la participación libre y universal de todos los jóvenes; la transparencia del presupuesto de los ingresos y los egresos del gasto; la flexibilidad de los procedimientos; el acceso a la información pública y la difusión de las convocatorias; la objetividad en los criterios para la asignación de recursos. Sus objetivos son incrementar la participación de los jóvenes en la definición, ejecución y control de las metas presupuestarias; definir las prioridades de las distintas comunidades territoriales para su incorporación al presupuesto de la ciudad; aumentar el conocimiento de la población sobre los asuntos públicos de la ciudad; contribuir al seguimiento y control de la ejecución del presupuesto y promover un proceso permanente de mejoramiento y adecuación de los procedimientos y etapas relativas a los mecanismos de participación.

De acuerdo a su artículo sexto, la moción prevé la participación de todos los alumnos de enseñanza primaria y secundaria que estudien en instituciones públicas o privadas de Ushuaia. Sin embargo, aclara que para que la participación se haga efectiva será necesaria la adhesión formal del establecimiento al que concurran los alumnos y la designación de los docentes, grados o cursos involucrados en el programa de presupuesto participativo joven. Además, prevé que la participación se realice en dos instancias: reuniones previstas por la institución, determinadas por el docente a cargo del grupo y en la presentación de proyectos de cada institución.

En cada escuela se realizaría una etapa de diagnóstico de problemas y necesidades garantizando la libertad de expresión de todos los alumnos con el objeto de poder consensuar un listado de problemas a resolver en los barrios de la zona de influencia de cada escuela.

Tras los respectivos debates, cada escuela entregaría anteproyectos en una instancia formal a la Dirección de Presupuesto Participativo del Municipio. Posteriormente, se expondrá la totalidad de los proyectos elaborados en el Presupuesto Participativo Joven donde todos los menores de dieciséis años de edad que residan en la zona de intervención del programa o estudien en la misma podrán votar por la moción que les resulte más importante.

Esta iniciativa, continúa en tratamiento de comisión y aún no ha podido lograr el apoyo necesario para su aprobación.

Comentá